Usted está aquí

Cuando son pequeños, los pollos tienen tendencia a picotearlo todo. Además, las explotaciones avícolas se limpian con agua caliente a mucha presión. Estos dos factores provocan que el aislamiento térmico a base de espuma de poliuretano proyectada de estas instalaciones “se deteriore rápidamente” y que “en unos pocos años tenga que ser repuesto por el ganadero”, explica Mónica Fabra, Business Development Manager Polyrethanes del Grupo Barcelonesa.