Usted está aquí

Hace casi 14 millones de años, antes del Universo, no existía nada: tiempo, espacio, materia, … nada. Hasta que llegó el Big Bang, y con él, el Litio. El Litio (Li) es, junto al Helio y el Hidrógeno, uno de los elementos primordiales del Universo, es decir, los sintetizados inmediatamente después del Big Bang. En la corteza terrestre es un material relativamente abundante, aunque en la naturaleza no se puede encontrar en su forma libre sino formando parte de algún compuesto.

El noveno elemento que presentamos en esta serie de artículos en motivo del Año Internacional de la Tabla Periódica debe su nombre a la palabra griega chloro, que significa amarillo verdoso. Fue descubierto en 1774 por Carl Wilhelm Scheele, pero no fue hasta 1810 cuando Humphry Davy demostró que se trataba de un elemento químico. Davy fue quien lo bautizó haciendo referencia a su color.

Además de ser imprescindible para la vida, el oxígeno es un elemento químico ampliamente utilizado en la industria, así que no podía faltar en la serie de artículos que estamos publicando en motivo del Año Internacional de la Tabla Periódica. Se representa con el símbolo O y es el tercer elemento más abundante del universo y el primero en la corteza terrestre, ya que forma, prácticamente, la mitad de su masa. Una quinta parte del aire (en volumen) es oxígeno y es del aire de donde se obtiene el oxígeno que se utiliza en la industria, mediante licuefacción y destilación fraccionada.