Usted está aquí

No nos hemos de engañar: los aditivos alimentarios no tienen buena fama. Esta percepción es posiblemente fruto de años de abusos en su utilización, pero también de desinformación y desconocimiento sobre su naturaleza, dosificación, y estado de desarrollo e innovación tecnológica.