Usted está aquí

La mejora del aislamiento térmico de un edificio puede suponer ahorros energéticos, económicos y de emisiones de CO2 del 30% en el consumo de calefacción y aire acondicionado. Esta reducción es aún más significativa si se tiene en cuenta que la climatización supone aproximadamente la mitad del consumo total de energía de un edificio y que el conjunto de edificios representa el 17% del consumo de energía final del país.