Usted está aquí

Chernobyl, la mini serie de moda del momento, ha sacado a escena el protagonista de este nuevo artículo en conmemoración del Año Internacional de la Tabla Periódica, el boro (B). Por su gran capacidad de absorción de neutrones, el boro es utilizado en las centrales nucleares para desacelerar las reacciones. Pero las barras de boro de Chernóbil contenían grafito en las puntas, un material que contrarrestaba el efecto. Este defecto de diseño fue uno de los muchos factores causantes de la calamitosa explosión que tiene ahora a millares de espectadores enganchados a las pantallas.

Los polímeros entrecruzados (crosslinked), tipo resinas epoxi, se utilizan ampliamente en aplicaciones como pinturas, materiales compuestos de fibra de vidrio o carbono, y recubrimientos para evitar la corrosión o mejorar su adherencia. Normalmente estos materiales están expuestos a ambientes agresivos o a los rigores del clima, por lo que con el tiempo tienden a deteriorarse, generándose pequeñas fisuras que pueden acabar dañando gravemente la estructura principal.

La mayor parte de los productos cosméticos conocidos como anti-edad cuentan en su composición con un ingrediente que procede de los caparazones de algunos crustáceos. Se trata de la glucosamina, un aminosacárido que el Grupo Barcelonesa comercializa bajo el nombre de N- Acetyl- D- Glucosamine.

El portador de luz. Esto es lo que significa la palabra fósforo (P), el nuevo elemento químico protagonista de esta serie de artículos en conmemoración del 150º aniversario de la creación de la tabla periódica. El nombre no es casual. Se trata de un elemento muy reactivo y que se oxida espontáneamente en contacto con el oxígeno atmosférico, emitiendo luz. En su honor, a las sustancias que brillan en la oscuridad sin emitir calor se las llama fosforescentes.

La mejora del aislamiento térmico de un edificio puede suponer ahorros energéticos, económicos y de emisiones de CO2 del 30% en el consumo de calefacción y aire acondicionado. Esta reducción es aún más significativa si se tiene en cuenta que la climatización supone aproximadamente la mitad del consumo total de energía de un edificio y que el conjunto de edificios representa el 17% del consumo de energía final del país.

La economía portuguesa cuenta con buena salud. El país vecino se ha recuperado de la dura crisis de esta última década y ha cumplido con el Fondo Monetario Internacional devolviendo el rescate incluso de forma anticipada. Incluso hay quien habla del milagro económico portugués. La reconstrucción de la economía portuguesa se basa en el turismo y en la construcción, pero también la industria juega un papel importante. La industria química portuguesa, en concreto, ha presentado en los últimos años una notable dinámica exportadora.

En condiciones húmedas y de alta temperatura, los productos en polvo y granulares tienden a apelmazarse, impidiendo el flujo correcto de los polvos. La solución a esta problemática se llama sílica precipitada (SiO2), un material que está compuesto por los dos elementos más abundantes en la corteza terrestre: el oxígeno (O) y el silicio (Si).

Páginas

Bienvenidos al Blog de Barcelonesa

Te invitamos a conocer y estar al día de todos los proyectos en los que trabajamos dentro de los diferentes mercados en los que tenemos presencia. Nuestro objetivo es ofrecerte un contenido de calidad y transparente sobre nuestra actividad, además de mantenerte informado de todas las novedades relacionadas con el sector de la industria química.

¿Buscas algún producto?
¡Nosotros podemos encontrarlo!

Solicita cotización