Mito: Los fertilizantes son perjudiciales.

Usted está aquí

La crisis sanitaria provocada por la pandemia de coronavirus ha dejado patente que la agricultura es un sector estratégico, fundamental para garantizar las necesidades nutricionales de toda la población.

De hecho, incluso cuando el gobierno decretó el cese de toda la actividad no esencial entre el 30 de marzo y el 9 de abril, los agricultores siguieron trabajando a pleno rendimiento para continuar abasteciendo de alimentos las tiendas y supermercados.

Para que el sector agrícola pueda seguir proveyendo de alimentos a la población durante el confinamiento, es necesario también continuar con la fabricación de productos químicos que se utilizan en la fabricación de fertilizantes. Porque, como vamos a explicar en este artículo, los fertilizantes son imprescindibles para asegurar una producción agrícola de calidad y en cantidad suficiente.

Por esa razón, en Barcelonesa seguimos trabajando a pleno rendimiento en la fabricación y distribución de todos los productos químicos que son necesarios para producir los fertilizantes que necesitan nuestros agricultores.

Aprovechando esta circunstancia —y ya que este año hemos iniciado una serie basada en derribar mitos relacionados con la química—, hemos pensado que sería una buena idea aclarar algunas creencias erróneas relacionadas con los fertilizantes.

¿Qué son los fertilizantes?

Antes de nada, conviene que tengas clara la distinción entre los agroquímicos fitosanitarios y los agroquímicos fertilizantes:

  • Fitosanitarios: productos destinados a combatir los ataques de plagas y enfermedades de diversos orígenes. Los fitosanitarios protegen los cultivos, la producción, el almacenaje y la distribución frente a las agresiones de malas hierbas, roedores, insectos, etc.
  • Fertilizantes: el suelo por sí mismo no es capaz de aportar todos los nutrientes necesarios en cada ciclo de cultivo. En esos casos, los fertilizantes aportan a la tierra los nutrientes necesarios para obtener una cosecha elevada.
  • Productos auxiliares: Desincrustantes, Desinfectantes de aguas etc. que permiten reducir el consumo de agua y aumentar la vida útil de la maquinaria.

La necesidad de usar fertilizantes en agricultura

Teniendo claras las diferencias, podemos profundizar un poco más en la definición de fertilizante, que no es otra cosa que un conjunto de elementos químicos saludables y necesarios para las plantas.

Su función es permitir que la planta se desarrolle con mayor rapidez y con una mejor calidad.

De no usarse fertilizantes, la producción sería menor y de peor calidad.

La alimentación depende de los fertilizantes

Los fertilizantes son cruciales para garantizar una producción en cantidad suficiente de alimentos como para dar de comer a toda la población mundial.

De hecho, las hambrunas producidas en determinadas zonas del mundo —como la que tuvo lugar en Corea del Norte entre 1995 y 1997— se debieron, en cierta medida, a la incapacidad de abastecerse de fertilizantes (o de productos químicos con los que fabricarlos).

Teniendo en cuenta que los nutrientes de la tierra se pierden casi todos en la primera cosecha, si queremos seguir produciendo verduras saludables —que cuenten con el suficiente valor nutricional— no queda otra que aportar manualmente a la tierra los minerales que se van perdiendo en las sucesivas cosechas.

Elementos básicos para la vida como el potasio, el fósforo o el zinc llegan al organismo mediante la ingesta de verduras ricas en ellos. Pero si no se usan fertilizantes que proporcionen a la planta esos minerales que la tierra ya no puede aportar, los vegetales tendrán una menor capacidad nutricional.

Incluso hay estudios que relacionan tierras de cultivo con pocos nutrientes —que no se enriquecen con fertilizantes— con déficits nutricionales en las poblaciones de esas áreas, lo cual termina originando problemas graves de salud.

Con esto queda claro que hoy en día el uso de fertilizantes es imprescindible en agricultura.

¿Pero es peligroso? A continuación vas a ver que no.

Los fertilizantes no son malos para la salud

En contra de lo que mucha gente cree, los fertilizantes no suponen un riesgo para la salud humana ni una amenaza para el medioambiente.

Por lo tanto, estamos ante un mito demasiado arraigado, pero poco ajustado a la realidad. 

Una legislación muy restrictiva en materia de fertilizantes

Mucha gente afirma que los fertilizantes pueden tener riesgos para la salud humana o que provocan contaminación medioambiental. Sin embargo, obvian que la legislación en estos aspectos es muy restrictiva respecto a los elementos químicos que pueden usarse en la fabricación de fertilizantes.

Con el objetivo de garantizar la salud y el respeto al medioambiente, las administraciones públicas fijan controles muy severos sobre la producción de fertilizantes, así como sobre los residuos y las cosechas finales para evitar posibles toxicidades.

Unos controles que también prosiguen con la revisión de los cuadernos de campo de las explotaciones, que deben reflejar fielmente todas las sustancias que se han utilizado en la producción.

Beneficios específicos de la química moderna para fertilizantes

La tecnología de fabricación y aplicación de los fertilizantes ha avanzado desde los inicios. Los fertilizantes se dosifican de manera cuidadosa y sus formulaciones están meticulosamente estudiadas.

Los fertilizantes contribuyen a que las plantas crezcan mejor nutridas. Estos son algunos de los beneficios que conlleva el uso de fertilizantes en agricultura:

  • Las plantas bien nutridas resisten mejor las plagas: al estar bien nutridas, las plantas cuentan con mayores defensas naturales para combatir el impacto de enfermedades, insectos y plagas.
  • Las plantas bien nutridas se transportan mejor hasta el consumidor final: la cosecha, el transporte, el envasado y la distribución producen pérdidas y mermas. Pero cuando las plantas están mejor nutridas, son más resistentes a estas manipulaciones y llegan en mejor estado hasta el consumidor final.
  • Las plantas bien nutridas requieren de menos superficie cultivable: los cultivos nutridos con fertilizantes generan producciones más altas. Gracias a eso, es posible cubrir todas las necesidades alimenticias de los seres humanos y del ganado, roturando una menor superficie de terreno. Por el contrario, si hubiese que alimentar a toda la población mediante cultivos sin fertilizantes, sería necesario deforestar mucha más superficie de tierra.

2 ventajas adicionales de los fertilizantes modernos:

  • Los fertilizantes modernos son efectivos en pequeñas dosis: utilizando productos químicos como inhibidores de nitrificación, polímeros o tensioactivos se consigue una gran efectividad empleando dosis menores. Esto quiere decir que se consiguen los mismos efectos con menos kilogramos de producto. Adicionalmente a esta primera ventaja, estas formulaciones también reducen la pérdida de nutrientes por lavado del suelo (causado por la lluvia o el riego).
  • Disminuyen el uso de pesticidas: utilizando bioestimulantes en la fabricación de fertilizantes es posible reducir el uso de pesticidas, además de generar notables incrementos en las producciones.

¿Quieres saber más sobre cómo en Barcelonesa trabajamos con la industria agroquímica?

Ahora que ha quedado claro que los fertilizantes son necesarios para la agricultura, tal vez quieras profundizar más sobre las formas en las que en Barcelonesa trabajamos con las empresas agroquímicas en el abastecimiento de productos químicos necesarios para la fabricación de fertilizantes.

Puedes contactar con nuestro departamento especializado haciendo click en el botón inferior de 'más información'.

Bienvenidos al Blog de Barcelonesa

Te invitamos a conocer y estar al día de todos los proyectos en los que trabajamos dentro de los diferentes mercados en los que tenemos presencia. Nuestro objetivo es ofrecerte un contenido de calidad y transparente sobre nuestra actividad, además de mantenerte informado de todas las novedades relacionadas con el sector de la industria química.

¿Buscas algún producto?
¡Nosotros podemos encontrarlo!

Solicita cotización