La tecnología aplicada al campo

Usted está aquí

La tecnología aplicada al campo

La agricultura es uno de los sectores productivos más antiguos del mundo. Durante siglos, los seres humanos han cultivado la tierra usando poco menos que sus manos.

Pero poco a poco se ha ido modernizando.

Hoy en día el trabajo en el campo poco tiene que ver con el que experimentaron nuestros abuelos, por fortuna para todo el sector.

Y es que, aunque algunas personas todavía tienen prejuicios sobre el uso de la tecnología en la agricultura, lo cierto es que gracias a su implantación la eficiencia de las tareas agrícolas ha aumentado enormemente.

Pero la química también tiene mucho que ver en este proceso de tecnificación.

Al disponer de mayor información se pueden realizar tratamientos más específicos, dejando de lado el uso de insumos generales para ir hacia productos más técnicos y concretos.

En este artículo abordaremos cómo la tecnología y la agroquímica trabajan juntas en beneficio de las empresas agrícolas, sin importar cuál sea su tamaño.

Beneficios de la tecnología para la agricultura

La agricultura se enfrenta cada vez a más retos.

Entre los más importantes están el aumento de la población que debe abastecerse, el comercio global y la creciente preocupación por la calidad que muestran los consumidores.

Por eso, apostar por el desarrollo tecnológico es fundamental para que el sector pueda responder a todas estas necesidades.

Los beneficios que la tecnología aporta al campo son:

  • Mayor producción: la cantidad de productos cosechados es mayor ahora que cuando solo se usaban métodos tradicionales. Esto permite aprovechar mejor el terreno disponible.
  • Sostenibilidad: gracias a la investigación los productos químicos han conseguido ser más respetuosos con el medio ambiente y con la salud de los consumidores.
  • Menos recursos: mediante la tecnología también se consigue una mayor eficiencia de los recursos. Así se reduce la cantidad de agua, energía, insumos y mano de obra que se necesita.
  • Control e información: existen numerosas herramientas que permiten al agricultor conocer el estado de sus cultivos y todos los detalles de la producción. Esto les ayuda a tomar mejores decisiones en tiempo real.
  • Mejores condiciones laborales: la tecnología ha reducido la exigencia física que conlleva el trabajo en el campo, gracias a la automatización de algunas tareas. Las jornadas son ahora más cortas y los trabajadores tienen más medidas de seguridad.

Estas son algunas de las herramientas tecnológicas que se pueden combinar con la química para mejorar el rendimiento de los cultivos:

Sistemas de riego inteligentes

El riego es uno de los puntos en los que más recursos se malgastan.

Por eso, la agricultura de precisión busca controlar mejor la distribución del agua y otros insumos para aplicarlos allí donde más se necesitan mediante sensores, programadores de riego y otras herramientas tecnológicas.

Además, es posible aprovechar las redes de riego ya existentes para aportar ingredientes extra mediante el fertirriego y el uso de fertilizantes solubles.

Drones para localizar deficiencias

Los drones tienen muchas aplicaciones en la agricultura.

Uno de sus principales usos es la detección de plagas, enfermedades, déficits de riego o cualquier otra deficiencia nutricional. De esta forma, el agricultor puede actuar en consecuencia basándose en datos más sólidos.

A partir de las imágenes obtenidas con los drones se pueden emplear los productos necesarios en cada caso, como:

  • Biopesticidas.
  • Bioestimulantes.
  • Fertilizantes.
  • Correctores de carencias fabricados a medida.

Soluciones de postcosecha de nueva generación

Otro avance notable de la agroquímica es la mejora en la conservación de los productos agrícolas con el uso de conservantes, plásticos, ceras y embalajes cada vez más sostenibles.

Por ejemplo, el dióxido de azufre se utiliza para mantener los granos frescos y utilizables durante más tiempo, mientras que el benzoato de sodio aumenta el periodo que puede pasar desde que un producto sale de la huerta hasta que es consumido.

Estas mejoras repercuten directamente en una mayor rentabilidad para el agricultor y un menor desperdicio de alimentos durante toda la cadena de distribución hasta el usuario final.

Por último, existen también otras soluciones tecnológicas reseñables como la maquinaria y aperos de última generación, los invernaderos automatizados o los análisis foliares y de suelo que han supuesto un gran avance en el sector agrícola.

Soluciones químicas para la tecnificación del campo

Los agricultores tienen a su disposición numerosas herramientas de modernización, pero sin la ayuda de los productos químicos muchas de ellas no tendrían sentido.

Esto se debe a que la mayoría de las soluciones tecnológicas tienen por objetivo recoger información para detectar carencias.

Pero para aplicar las soluciones, casi siempre es necesario recurrir a la química.

Por ejemplo, un mapa multiespectral nos indicará si alguna zona de cultivo necesita un extra de nutrientes. Pero de nada sirve tener esa información si luego no se aplica el fertilizante apropiado y/o este no es absorbido correctamente por la planta.

Asimismo, la tecnología química también ha permitido innovar en el envasado de los alimentos, logrando una preservación con unos materiales menos contaminantes.

1.- Tensioactivos para aumentar la eficacia de los insumos.

Los tensioactivos son utilizados en agricultura por sus propiedades humectantes, dispersantes o emulsionantes. Con el uso de tensioactivos se reduce la cantidad de fertilizantes y fitosanitarios utilizados. Si quieres saber más, visita nuestro post sobre los tensioactivos en Agricultura.

2.- Inhibidores de la nitrificación y de la ureasa para reducir la pérdida de nitrógeno

Un inhibidor es un compuesto que se añade a un fertilizante con nitrógeno para reducir las pérdidas cuando se aplica al cultivo.

Hay dos tipos principales de inhibidores que se añaden a los fertilizantes nitrogenados:

  • Inhibidores de la ureasa (IU): que inhiben la hidrólisis de la urea por acción sobre la enzima ureasa. 
  • Inhibidores de la nitrificación (IN): que inhiben la oxidación biológica de amonio a nitrato como el DCD (diciandiamida), o el DMPP (Dymetil Pirazol fosfato.).

3.- Biostimulantes para aumentar la eficiencia de los cultivos

Una vez que la planta dispone de todos los nutrientes necesarios para desarrollarse, esta debe encontrarse en situación de crecimiento activo para poder utilizarlos. Esto se consigue mediante bioestimulantes que reducen la parada de crecimiento producida por el estrés ambiental y biológico. Puedes leer más en este artículo de nuestro blog en el que hablamos sobre la importancia de los bioestimulantes en la agricultura moderna.

4.- Quelatos líquidos para aumentar la absorción de micronutrientes

Los quelatos líquidos mejoran la estabilidad de los metales aportados y la absorción por parte de la planta. De esta manera se consigue una mayor eficiencia en los nutrientes aportados. Y además sirve para asegurarse de que lo aportado es asimilable por la planta y no se quedará inmovilizado en el suelo.
Nuestra gama BD Micro está formada por quelatos metálicos líquidos de EDTA y DTPA. Son metales 100% quelatados partiendo de materias primas de primera calidad consiguiendo un producto muy estable y libre de contaminantes.

5.- Biopesticidas para un control de las plagas más sostenibles

El control de plagas es imprescindible para garantizar una productividad mínima de las cosechas. Los productos de biocontrol, más respetuosos con la naturaleza y la salud de los consumidores son tendencia.

En Barcelonesa proporcionamos a los fabricantes de biopesticidas, materias activas y coformulantes necesarios para obtener unos productos más respetuosos con el medioambiente.

Consigue insumos para agroquímica más avanzados con Barcelonesa

Está claro que combinar la tecnología y la agroquímica es necesario para hacer de la agricultura un sector más rentable y sostenible.

En Grup Barcelonesa nos sumamos a esta corriente de cambio, trabajando constantemente para encontrar nuevos productos que faciliten la modernización en el campo.

Nuestro objetivo es que los fabricantes de productos agroquímicos tengan acceso a soluciones cada vez más avanzadas, que aumenten la eficiencia de los cultivos y los protejan frente a plagas.

Si te interesa ampliar la información sobre este tema, puedes contactar con nuestro departamento comercial haciendo click en el botón inferior de 'más información'.

 

Bienvenidos al Blog de Barcelonesa

Te invitamos a conocer y estar al día de todos los proyectos en los que trabajamos dentro de los diferentes mercados en los que tenemos presencia. Nuestro objetivo es ofrecerte un contenido de calidad y transparente sobre nuestra actividad, además de mantenerte informado de todas las novedades relacionadas con el sector de la industria química.

¿Buscas algún producto?
¡Nosotros podemos encontrarlo!

Solicita cotización