Fibrean SF te ayuda a mejorar tu NutriScore.

Usted está aquí

Sabemos que reducir azúcares de tus productos alimentarios puede ser un gran quebradero de cabeza. 

Por un lado hay que mantener las características organolépticas propias de tu alimento (en los productos dulces, renunciar al azúcar puede suponer una tarea llena de contrariedades). Pero además hay que intentar que el producto sea más saludable, con lo que los edulcorantes no son la mejor solución. 

Al final todo se reduce a mantener un equilibrio entre sabor y salud, algo que no es tan fácil de obtener sin que las ventas se resientan. 

Pero en los últimos tiempos una nueva variable se ha añadido a la ecuación, para complicarla aún más: el Nutriscore. Sobre todo a raíz de que la anterior ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, expresase su intención de implantar el sistema de etiquetado nutricional de forma obligatoria para la industria alimentaria en 2021. 

Aunque este horizonte temporal podría verse trastocado debido a la crisis sanitaria causada por el coronavirus, lo cierto es que más tarde o más temprano el etiquetado Nutriscore terminará imponiéndose legalmente. Y ninguna empresa del sector quiere aparecer con el temido semáforo en rojo acusatorio en sus etiquetas, ¿verdad?

Pues no dejes de leer este artículo porque te vamos a explicar cómo hacemos en BFS para mejorar tu etiquetado Nutriscore sin renunciar a ninguna de las características organolépticas de tus productos. 

El marketing en el etiquetado de los alimentos

A medida que la tecnología de los alimentos se hace más sofisticada y compleja, las etiquetas de los productos alimentarios se vuelven más ininteligibles. 

Cuando un consumidor intenta saber si un producto es saludable o no, en muchas ocasiones se va a encontrar con unas etiquetas difíciles de entender. Esto es debido a que, hasta hace poco, no había una normalización de las etiquetas, con lo que muchos fabricantes entendían que era mejor que ciertas informaciones no se mostrasen de un modo transparente a los consumidores. 

Aquello provocaba que los etiquetados no fuesen claros y que muchos consumidores no supiesen lo que estaban comiendo. Ante esta situación, la tendencia healthy —cada vez más implantada en el mercado— se ha terminado por imponer y ha obligado a la industria a ponerse las pilas. 

Una de las mejores formas de hacerlo es mostrando una información correcta sobre los ingredientes de cada producto alimentario. De ese modo, la información técnica pasa también a tener relevancia desde el punto de vista del marketing, puesto que los productos más saludables tendrán más ventas que los menos saludables. 

Pero todo esto siempre que un producto en concreto no cambie en nada: hoy en día los consumidores demandan productos más saludables, pero que mantengan el mismo saber de antes. 

El sistema de calificación Nutriscore

Para que los consumidores puedan entender con más facilidad la información que figura en las etiquetas, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición —dependiente del Ministerio de Sanidad— decidió adoptar el sistema de etiquetado frontal que ya se estaba usando de modo voluntario en Francia. 

Nutriscore es un sistema estandarizado de etiqueta frontal de información nutricional.

Su filosofía se basa en hacer más comprensible la información nutricional de cada alimento, para que el consumidor pueda verla de un golpe de vista y establecer comparaciones entre productos similares. 

Para ello, se ha creado un código de cinco colores que va del verde (alimento más saludable) al rojo (alimento menos saludable). De esa forma, se pretende que los consumidores puedan chequear de un golpe de vista la información nutricional, para que sepan si un producto en concreto es más saludable que otro. 

Para adjudicar uno de los colores del código Nutriscore, se ha implementado un algoritmo que analiza si un producto es poco saludable debido a su composición en calorías, azúcares simples, ácidos grasos saturados y sodio. Y también se contempla si es saludable en función de sus niveles de proteínas, fibras y porcentaje de frutas, verduras, leguminosas y frutos secos. 

Ante esto, un producto que incluya mucha azúcar no podrá obtener un código tan favorable como otro con menor cantidad de azúcar. Y aquí es donde nuestra solución Fibrean SF se presenta como la opción que puede ser decisiva para que tu calificación en Nutriscore mejore considerablemente. 

Fibrean SF mejorará tu semáforo Nutriscore

Si los productos que fabricas tienen mucha azúcar y no están obteniendo buenas valoraciones en el código de colores de Nutriscore, deberías incorporar nuestras fibras naturales Fibrean SF para conseguir mejorar tu calificación, sin que esto suponga una pérdida de sabor.

Sustituir azúcares con las fibras Fibrean SF implica una serie de beneficios que repercutirán directamente en tu Nutriscore:

  • Se reduce la cantidad de azúcar: solo con eso, ya mejorarías mucho tu Nutriscore. 
  • Aumentan la cantidad de fibras vegetales: si aumentas también el nivel de fibras vegetales, obtendrás mejor calificación de Nutriscore.

Si decides sustituir el azúcar de tus productos por Fibrean SF, obtendrás notables mejoras en el etiquetado de tus productos, con una considerable repercusión en ventas. 

Gracias a Fibrean SF, los semáforos en rojo serán cosa del pasado. 

Bienvenidos al Blog de Barcelonesa

Te invitamos a conocer y estar al día de todos los proyectos en los que trabajamos dentro de los diferentes mercados en los que tenemos presencia. Nuestro objetivo es ofrecerte un contenido de calidad y transparente sobre nuestra actividad, además de mantenerte informado de todas las novedades relacionadas con el sector de la industria química.

¿Buscas algún producto?
¡Nosotros podemos encontrarlo!

Solicita cotización