Usted está aquí

Desde hace cientos de años, la humanidad viene utilizando tensioactivos para multitud de procesos. Desde los primeros jabones, fabricados a partir de aceite de oliva y carbonatos presentes en cenizas por las antiguas civilizaciones, hasta los más novedosos bio-tensioactivos producidos mediante procesos de fermentación.