Usted está aquí

La agricultura es uno de los sectores productivos más antiguos del mundo. Durante siglos, los seres humanos han cultivado la tierra usando poco menos que sus manos. Pero poco a poco se ha ido modernizando. Hoy en día el trabajo en el campo poco tiene que ver con el que experimentaron nuestros abuelos, por fortuna para todo el sector. Y es que, aunque algunas personas todavía tienen prejuicios sobre el uso de la tecnología en la agricultura, lo cierto es que gracias a su implantación la eficiencia de las tareas agrícolas ha aumentado enormemente.

El 13 de octubre se celebra el Día Mundial de los Fertilizantes, uno de los avances más importantes de la historia en materia de nutrición. Porque si no existiesen los fertilizantes se producirían muchos menos alimentos y de peor calidad en los campos de todo el mundo. En medio de la crisis provocada por la pandemia del COVID-19, los fertilizantes son todavía más importantes, ya que la agricultura se ha revelado como uno de los sectores clave para abastecer a la población y seguir creando empleo.

Alimentarse es una necesidad básica indiscutible.  Y solo cuando esta necesidad está cubierta, es posible lograr un mayor desarrollo.  El psicólogo Abraham Maslow explica que un individuo no puede desarrollar los niveles superiores de sus necesidades (de tipo social, de estima o de autorrealización) mientras no tenga garantizadas sus necesidades básicas de tipo fisiológico, y relacionadas con la supervivencia. 

El pasado 20 de mayo se conmemoró el Día Mundial de las Abejas. Una efeméride que nos ha parecido especialmente propicia para derribar otro de esos mitos tan extendidos sobre la industria química. En este caso vamos a hablar sobre las abejas y su relación con nuestro sector.  Seguro que el mito lo has escuchado en bastantes ocasiones: hay muchas personas que piensan que la desaparición masiva de abejas ha sido causada por culpa de los productos químicos que se utilizan hoy en día. 

La crisis sanitaria provocada por la pandemia de coronavirus ha dejado patente que la agricultura es un sector estratégico, fundamental para garantizar las necesidades nutricionales de toda la población. De hecho, incluso cuando el gobierno decretó el cese de toda la actividad no esencial entre el 30 de marzo y el 9 de abril, los agricultores siguieron trabajando a pleno rendimiento para continuar abasteciendo de alimentos las tiendas y supermercados.

Entre los elementos que más han impulsado el desarrollo de la agricultura moderna no cabe duda de que los bioestimulantes ocupan un lugar de honor. Sin ellos, los productos agrícolas crecerían con menos vigor, las cosechas serían más escasas, la rentabilidad para el agricultor disminuiría y los vegetales llegarían a las mesas de los consumidores en peores condiciones de lo que hacen hoy en día. En Barcelonesa desarrollamos una amplia gama de productos bioestimulantes imprescindibles para empresas de insumos agrícolas.

Es indudable que la agricultura ecológica está de moda. La gente demanda productos cada vez más naturales y orgánicos. Incluso muchos consumidores están dispuestos a pagar más dinero por un producto si este se ha cultivado de un modo más ecológico.  Pero siempre ha existido algo de confusión a la hora de saber cuáles eran los criterios por los que un determinado producto podía considerarse como ecológico.

El uso de los tensioactivos es cada vez más amplio en aplicaciones industriales. Sectores como el agrícola han entendido sus virtudes a la hora de mejorar el rendimiento de los fertilizantes y fitosanitarios aplicados en los cultivos. Todos conocemos una de las funciones más importantes de los tensioactivos en agricultura: reducir la tensión superficial para que el líquido pueda penetrar mejor en la superficie. Su inclusión en las formulaciones utilizadas en los cultivos mejora su eficacia, y consigue economizar el agua de riego al reducir la pérdida por escorrentía.

El pasado 31 de mayo de 2018, finalizó la última fase del proceso de registro de sustancias químicas según el Reglamento REACH (CE) nº 1907/2006.  Barcelonesa, dando una vez más respuesta a las necesidades de sus clientes, se complace en anunciar que ha obtenido el Registro REACH para la fabricación del Boro Etanolamina, un producto multisectorial que en el mercado Agroquímico se conoce como Boro Líquido.  El producto 

Nuestro equipo del sector de Agroquímica de Barcelonesa acudió hace unas semanas a las “Jornadas Nacionales Insumos UNE para el nuevo mercado ecológico” celebradas en Almería. Durante el evento se presentó la certificación ecológica según las normas UNE. Estas normas pretenden regular el uso de insumos (fertilizantes y fitosanitarios) en la producción vegetal ecológica certificada, con el objetivo de eliminar el fraude y mejorar la confianza de los clientes.